¡Claro, los estudiantes sí escriben!, por Armando Montealegre

(Fuente original: Blog "Diario del Profe, pedagogía y literatura", que puedes enlazar desde aquí)

Los estudiantes sí escriben si se les invita a hacerlo desde muy temprana edad - las insuficiencias están en la Básica, la Media y la Educación Superior - no como una exigencia sino como un dsfrute, un encuentro amoroso, lleno de pasión con la palabra.Aunque es una debilidad que vive el sistema educativo - y que repercute en el campo profesional -, hay que buscar mecanismos para que se cumplan esas exigencias y así sobrevivir en al siglo de la competitividad. Y en esa ardua labor, la escuela debe jugar el papel no de juez sino de animador permanente.

Como ejemplo de la afirmación expuesta, y como resultado de mi experiencia con jóvenes y profesionales para desarrollar fortalezas en escritura, traigo a colación algunas estrategias que están en mi libro Juegos Comunicativos: estrategias para desarrollar la lectoescritura ( Edit. Magisterio).

Una de ellas se llama Escriba lo que quiera y como quiera. Con esta técnica lo que se busca es precisamente éso: saber cómo aborda una persona un tema, un texto, qué sabe sobre lo que va a escribir y cómo cree que es la mejor manera de contarlo.El resultado es maravilloso porque los estudiantes desde el Aprendizaje Significativo, no les tienen miedo al número de renglones, de páginas, no hay mojigatería sobre lo que se quiere hablar, se sienten con libertad para escribir, hablan desde lo suyo. La propuesta se complementa con la lectura de los textos que ellos mismos se proponen leer y llegan a la conclusión de interrogarse ¿por qué escribí sobre esto así, de esta manera? Y las respuestas se las da el mismo autor: para escribir hay que escribir.

Otra dinámica, La creación colectiva, es invitarlos a que en cada fila, en dos hojas en blanco por cada una de ellas, el último estudiante y el primero empiecen una historia en esa hoja durante un tiempo establecido ( pueden ser cinco minutos para arrancar). Luego el profesor da la orden para que se rote el texto al siguiente alumno, tanto de atrás hacia adelante y viceversa y continúe la narración del compañero. Por supuesto, tiene que leer lo de su antecesor y así sucesivamente.

Lo dinámico y provocador de esta estrategia es la angustia del que espera, reflexión sobre qué escribir y cómo hacerlo para mantener la unidad del relato - incluso, se critican la ortografía -y lo más impactante: cuando se llega al último estudiante, el que cierra, el que remata el texto, éste le da su final a un escrito que ha pasado por varias manos. Es más, hay estallidos de risas, de frases que están de acuerdo o en desacuerdo con el final - para algunos inesperado, especialemente para el primer escritor -. Desde luego, los textos se leen y como cada compañero escribía su nombre al lado de lo que produjo, hay un encuentro comunicativo entre todos, un diálogo sobre lo que se ha escrito.

En síntesis, sí se puede lograr que los estudiantes escriban si se les hace vivir, gozar la escritura. Es una manera de llevar la secuencia para que se adquiera el entrenamiento. Por eso, el sistema educativo con las nuevas pedagogías debe adoptar posturas más científicas, técnicas, didácticas, metodológicas en torno de la magia de la escritura. Sólo así acabarenmos con la cantaleta de que los estudiantes no escriben.¡ Claro que escriben!

3 comentarios - Click aquí para comentar :

SpNt2005 dijo...

Hace poco vi en la televisión una entrevista a Joaquín Sabina (en Mil y una noches, creo recordar) y el periodista le hizo una gran pregunta; se trataba de si los profesores de literatura estaban matando a la poesía.
Sabina respondió que si no la están matando, están limitando su desarrollo.

Yo, un avergonzado poeta (todavía no asimilo totalmente esa palabra, es demasiado grande para mí) creo que sí, que se está alejando a la poesía de los jóvenes.
Personalmente, le debo mucho a Luis , profesor de música y administrador de esta web el que siga escribiendo; pero sin embargo el año anterior por motivos que no llego a entender mi profesora de Lengua y Literatura nos dió unos apuntes sobre la poesía, hicimos comentarios de texto de algunas poesías, y pasamos casi sin pena ni gloria por ella. Comprendo que ella no sepa lo que significa para mí, porque no soy demasiado propenso a decir que escribo poesía, pero me dolió, porque creo que es de los pocos géneros (sino el único) en el que caben multitud de opiniones e ideas en solo una estrofa. Creo que es de los géneros que puede ofrecer el debate más enriquecedor en lo que a tema e ideas se refiere.

Sin duda, es como el debate mismo, hoy en día se está dejando de lado debido a lo difícil de escuchar a 30 personas, no digamos ya hacerles hablar en orden e intentando profundizar un poco sin alejarnos demasiado del tema.

En cualquier caso, he de dar las gracias a todos los que durante mi etapa de ESO y Bachillerato me han escuchado y me han animado a seguir con esta locura que es la poesía.

Para terminar, mencionar también una pequeña experiencia que usó Luis con nosotros y que valoré mucho en su momento, que consistía en ponernos música instrumental y a partir de ahí dejar libre la mente y comenzar a escribir lo primero que se viniera a la cabeza mientras sonaba la música.

Un cordial saludo.
Fran

SpNt2005 dijo...

Hace poco vi en la televisión una entrevista a Joaquín Sabina (en Mil y una noches, creo recordar) y el periodista le hizo una gran pregunta; se trataba de si los profesores de literatura estaban matando a la poesía.
Sabina respondió que si no la están matando, están limitando su desarrollo.

Yo, un avergonzado poeta (todavía no asimilo totalmente esa palabra, es demasiado grande para mí) creo que sí, que se está alejando a la poesía de los jóvenes.
Personalmente, le debo mucho a Luis , profesor de música y administrador de esta web el que siga escribiendo; pero sin embargo el año anterior por motivos que no llego a entender mi profesora de Lengua y Literatura nos dió unos apuntes sobre la poesía, hicimos comentarios de texto de algunas poesías, y pasamos casi sin pena ni gloria por ella. Comprendo que ella no sepa lo que significa para mí, porque no soy demasiado propenso a decir que escribo poesía, pero me dolió, porque creo que es de los pocos géneros (sino el único) en el que caben multitud de opiniones e ideas en solo una estrofa. Creo que es de los géneros que puede ofrecer el debate más enriquecedor en lo que a tema e ideas se refiere.

Sin duda, es como el debate mismo, hoy en día se está dejando de lado debido a lo difícil de escuchar a 30 personas, no digamos ya hacerles hablar en orden e intentando profundizar un poco sin alejarnos demasiado del tema.

En cualquier caso, he de dar las gracias a todos los que durante mi etapa de ESO y Bachillerato me han escuchado y me han animado a seguir con esta locura que es la poesía.

Para terminar, mencionar también una pequeña experiencia que usó Luis con nosotros y que valoré mucho en su momento, que consistía en ponernos música instrumental y a partir de ahí dejar libre la mente y comenzar a escribir lo primero que se viniera a la cabeza mientras sonaba la música.

Un cordial saludo.
Fran

CARMENCA dijo...

Como experiencia con Poesía recomiendo la lectura en voz alta DEL DOCENTE del libro "lecciones de poesía para niños inquietos" de Luis García Montero, que me parece una guía genial y que a mis niñas y niños les sirvio para escribir poemas de quitarse el sombrero.
En cuanto a lo de escuchar a 30 y en orden y en una hora, es imposible, pero es partir de una concepción errónea de la enseñanza en la que parece que si el maestro no escucha no se produce aprendizaje.
El trabajo oral EN GRUPO permite que 30 personas en grupos pequeños puedan hablar, analizar, reflexionar, conversar, opinar todos en una hora, aunque el docente escuche una pequeña parte cada día.
Lo importante no es que el profesor escuche, sino que de lo que se hable sea interesante.